domingo, septiembre 13, 2009

Todo está ya hecho

Me sobrecoge ver, leer, escuchar, cómo a alguien se le ocurre acabar con la vida de su pareja, acabar con lo que más quiso en un momento de su vida. Me sigo sin creer aquello de que la mató porque la quería, una de las tonterías más grandes que jamás se han escrito en un folio en blanco. Mueren, chicas, mujeres, gente con muy mala suerte y que lo único que no necesitan es este impulso mortal que le dan sus parejas y ex parejas. No hablaremos de las causas. Esas sobrecogen aún más.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal