domingo, septiembre 27, 2009

Meryl Streep

No me voy a meter a diseccionar Los puentes de Madison. Demasiadas connotaciones personales que van ligadas. Pero contemplando detenidamente esa película y buceando en el interlineado soy capaz de ver el PIB de la felicidad que desgrana ahora Sarkozy como un método infalible para conocer el grado de satisfacción a los que circundan su Palacio del Elíseo. Y no, no voy a hablar de esas chicas que no se parecen a Carla Bruni, o de esos chavales que no tienen la melena rubia y brillante de su hijo, o esa mirada entre turbia y triste de su ex mujer. Hablo de esa Meryl Streep, de esa Francesca de Bari, que todos llevamos dentro, de ese lo que pudo haber sido y al final no fue. Quizá ahí está el quid de la cuestión.
No matter what happens now
You shouldn't be afraid
Because I know today has been the most perfect day I've ever seen.

4 comentarios:

Blogger Cibertecla ha dicho...

mierda! no hay donde clickear un "me gusta"

12:06 p. m.  
Blogger tmc ha dicho...

Los Puentes de Madison?Acabo de retroceder unos...13 años.
Gran frase de la peli:"No puedo quererte porque no puedo tenerte".Cuánta razón tenía Clint!!!
Hemos estado en los dos lados del puente?

10:28 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

También dijo: "Esta clase de certeza sólo se tiene una vez en la vida".

9:49 a. m.  
Blogger tmc ha dicho...

aquí todos firmando menos "anónimo"...sin coj...

9:02 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal