jueves, abril 09, 2009

Esperando al sol

Es casi mediodía y el sol no termina de salir. Ha amagado y por eso estoy en la terraza como si lo estuviera invocando, o como si me hubiera engañado y yo hubiera acudido a ese engaño, víctima de mi ingenuidad y atrevimiento. Sólo el éxito las distingue pero ahora estoy a vueltas con el éxito. ¿Qué es? ¿para qué sirve? No soy yo sin mis fracasos, los más brutales también. Así soy yo, pero no estoy arrugado. Todavía me queda frente, en realidad, cada día tengo más frente. Esto no dice nada bueno del futuro, pero al menos dice que sigo en el presente, que es ahora lo que más me interesa.
El sol del presente. Ojalá.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal