miércoles, marzo 04, 2009

She's lovely

Una señora inglesa muy amable me señaló cuando el sol por fin calentaba un poco en este lugar que ahora es más frío que de costumbre. Pero entre ese frío y ese calor, sin gafas de sol y hasta con bufanda amarrada al cuello, allí donde la gripe se estila y el carraspeo llega. La sonrisa también llegó y eso que hacía falta sujetarse para no resbalarse en un suelo pulido, aún húmedo de las lluvias del ayer. Pero la chica no era de ayer. Y la inglesa siguió caminando, eso sí, con cuidado de no caerse.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal