sábado, marzo 21, 2009

New York

Viendo The Visitor, película admirable, uno se da cuenta porqué ese país es tan grande. Y tan mezquino. Pero lo segundo se quita con tipos que hacen una película sobre sus propias mezquindades. Eso se llama espíritu crítico algo de lo que los españoles que tanto nos gusta mirarnos el ombligo adolecemos en grandes cantidades. Ojalá esto cambie y yo lo vea, o mis hijos, o mis nietos...

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal