sábado, marzo 14, 2009

La dis-función pública

No es que llegásemos a una conclusión clara, pero sí que estuvimos de acuerdo que la función pública ha de ser rediseñada. No, no se lleven las manos a la cabeza y piensen un poco. Que sí, que yo me he sacado mi oposición y aquí nadie me saca de aquí. Pues ese pensamiento que ha hecho mucho daño en la psique española y digamos mundial se ha de ir acabando en pos de una administración que vaya tan o más rápido que la sociedad. Porque los partidos políticos y la administración no pueden seguir lastrando de una manera insoportable a la sociedad que dicen gobernar. A los presupuestos de cada administración me remito: ¿Se han parado a pensar cuánto de ese presupuesto se va en el capítulo II, el de los dineros para los empleados públicos, semipúblicos y privados?

2 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Pues se van mucho más en subvenciones a empresas privadas, en externalización de servicios y en gastos de los que se llaman de representación. Privatizar la adminsitración es convertir lo público en privado, es decir ni más ni menos que privatizar la sanidad como se ha hecho en la Comunidad de Madrid, una barbaridad.

8:04 p. m.  
Blogger elintenso ha dicho...

Creo que en mi post no he hablado en ningún momento de privatizar. Sólo de una nueva forma de concebir la función pública con instrumentos que sirvan que la administración no se apalanque.

8:00 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal