martes, enero 06, 2009

Secuestro

Hay palabras que merecen ser secuestradas ante el asedio que padecen por parte de gobiernos, partidos políticos y medios de comunicación. Libertad, democracia, justicia, verdad... Se usan para abochornar a los que acaso la inventaron, sin duda, para otros usos. Claro que utilizarlas en ciertas partes del mundo daría un poco de vergüenza, porque son palabras universales que la globalización no mundializa, casi todo lo contrario. Acuérdense si no de cómo llamaron a la operación militar de Afganistán: Libertad duradera. Nunca las palabras fueron tan mentira. Pero, ¿quién salva las palabras? La credibilidad las salva. El problema es que nada, nadie, ningún estado es creíble, la justicia se administra a cuentagotas y el dinero sigue siendo ese caballo de batalla que todo el mundo quiere que galope.

2 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Te adjunto varias citas que vienen a colación...
"No hay lenguaje sin engaño." (Italo Calvino)
"La democrácia es un abuso de la estadística." (Jorge Luis Borges)

Borges referenciaba a Walt Whitman en su libro en su libro Hojas de Hierba donde cada uno de sus personajes eran personajes principales y tenían la misma importancia. Interesante lectura creo yo, aunque aún no lo haya leido.

12:48 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Y sobre la verdad...agrego yo...La verdad es atemporal...

1:04 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal