lunes, marzo 12, 2007

Esto tiene arreglo, chicos.


Y lo decimos después de padecer Ladrones, una de las películas a concurso en el festival de cine de Málaga. Dirigida por Jaime Marqués (¿o era Miguel, Mabel Lozano?) y protagonizada por dos de las caras más guapas y más jóvenes del cine español, el Ballesta y la Valverde (futura mujer de uno de los amigos de este blog, ella no lo sabe aún, pero su familia creo que se hace a la idea), Ladrones es un canto a la hinchazón humana, es un esperpento de sala de posproducción, es, al fin y al cabo, una mala película. Otra película mala. Aunque no vamos aquí a masacrar la peli, sólo queríamos contar nuestra apesadumbrez y también (sorpresa) nuestro optimismo, haciéndonos eco de lo que nos contaba un joven productor la semana pasada: "Esto lo vamos a arreglar nosotros, la gente de nuestra generación".
Nos convenció, pero no porque nos cayera mejor o peor, sino porque el tío se lo creía y sabía de lo que hablaba. Sabe que en España la función del productor tal y como hemos oído hablar de ella en los EEUU no existe. Sabe que los productores españoles son una panda de tíos que quieren hacer dinero, que no tienen ni puta idea de cine, que no saben quién es el espectador, que viven en otro mundo, y que al fin y al cabo, sólo quiere hacer facturas para engordar el presupuesto y para consecuentemente lavar dinero negro y de paso quedarse con las subvenciones de sus amigos que están en el cielo, digo en el Estado...

Así que aunque nos cueste sangre, sudor (¿o era Pudor?) y lágrimas, aquí vamos a montarnos en ese carro del optimismo, sin que sirva de precedente.

P.D: ¿Quién inventó lo de los difuminos? Habría que matarlo. Lo del grano es otro rollo.

Y no voy a decir chicas en el título porque eso de ciudadanos y ciudadanas es una memez que se ocurrió un buen día a un modernofalsoprogregafapastacursi.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal