miércoles, abril 28, 2010

Homenaje

No los hago mucho, tampoco he tenido ocasión pero...
Crítica a mi primera novela h. por Eduardo G. Rojas


En la carretera


Me desarma y desconcierta esta novela. Así que termino de leerla y quiero más. ¿Se debe a que su historia me parece demasiado corta porque apenas se narra en 130 páginas? ¿Por qué quería más? Las emociones dejan a veces como rastros tan incómodas preguntas.

Recibo h., novela del notable bloggero Carlos Cruz (Los Realejos, 1977), publicada dentro de la colección Narradores XXI de Dilema Editorial. Y la leo primero con un principio de curiosidad que se va transformando poco a poco en vivo interés.
Planteada como un largo y casi apocalíptico monólogo de su joven protagonista, un chico de apenas diez años, y como una historia de carretera con ocasionales paradas en estaciones de servicio, h. es un relato extremadamente complejo escrito con sencillez sobre la pérdida.Su protagonista es un niño. Y su padre. Y carreteras desconocidas que atraviesa un automóvil con tan peculiares personajes. Y los recuerdos. Una catarata de recuerdos para los que parece no existen estaciones de servicio. Zonas de descanso. Tras dejar aparcadas otras lecturas, h. me atrapa porque crea atmósfera y empatas con su personaje. Un niño que emprende una extrañísima aventura iniciática que deja huella.

Quizá sea porque está contada con resignada melancolía. O con esa necesidad que tenemos los monos sin pelo de aprehender cosas que son inaprensibles. Tiene h. también un poso de angustia que descoloca, y un final que te raja por dentro.
Una novela, a mi juicio, donde está muy bien descrito el asombro y desconcierto que siente su joven protagonista ante el mundo de los adultos. Un universo, parece que dice, repleto de confusión y rencor. Nada tentador pese a que…
En unos tiempos donde casi todo lo que leo, veo y escucho me revela que inevitablemente asistimos al final de una época y por lo tanto se muestra ansioso por contagiarnos su miedo ante lo que nos puede caer encima, creo que h. es uno de esos títulos que se anticipa al nuevo caos en el que quizá ya nos encontremos sumergidos. Quizá sea por eso que piense que esta novela es un afortunado salvavidas que invita a que soñemos. Claro que ¿vale la pena flotar solo en la inmensidad del océano?

1 comentarios:

Blogger tmc ha dicho...

Qué ilusión!!!Enhorabuena.Tu primera crítica escrita.

9:52 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal