viernes, abril 23, 2010

Evo

El pollo no tardó en mirarle a los ojos. Quizá se le insinuó, quizá se le puso carne de gallina. ¿A quién? No al presidente de Bolivia. Él tiene pelo. Nunca se le cayó. Por ahora.

3 comentarios:

Blogger tmc ha dicho...

a lo mejor lo que se le caen son las plumas.

1:16 p. m.  
Blogger Cibertecla ha dicho...

pues a mi me van a salir... de tanta pechuga!!

9:09 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

qué risa tmc..muy bueno lo de las plumas!!!

11:51 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal