jueves, agosto 20, 2009

Ambición

Sí, no daré apellidos pero sí nombres de pila. Los Guillermo, David, Ana, Olaia, Susana, Rafael, Juan, Lucía, Miguel Angel, Adela, Carmen, Javier, Carlos (no se preocupen, ninguno de ellos leen este blog) ... no me puedo acordar de todos, pero ante todo, una cosa les hacía mejores: la ambición. Si no se les notaba en sus ojos (que es una forma cursi de referirlos), mejor se les notaba en lo que hacían, con quiénes lo hacían y a quiénes daban la razón y a quiénes no. O cuantas veces cambiaban de opinión al día. ¿Servilismo, alfombrismo, pelotería, falta de personalidad...? No creo, eso era ambición. Ambición por llegar dónde querían llegar. Muchos lo han conseguido, otros están en camino, pero no duden ustedes que llegarán. Ellos son los culpables de que el mundo siga girando igual desde que ustedes lo recuerdan tal y como es, tal y como fue.
Otros abandonan, putos fracasados; no saben cómo llegar adónde querían llegar. Quizá no querían llegar ahí: Bah, pringaos.
Siempre podéis oír, losers, Idiot Heart de Sunset Rubdown, para sentiros mejor.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal